Irlanda: Praderas y Pastizales

Irlanda es un pequeño paraíso de praderas y pastizales que, sin embargo, ofrece paisajes para no aburrirse. Aquí comienza la aventura de toda una vida. Tus preocupaciones se disiparán al descubrir los imponentes y diversos paisajes de esta pequeña isla situada en el extremo más occidental de Europa. Puedes optar por sumergirte en el bullicio de las modernas ciudades de Irlanda, o perderte en la campiña, alejarte del mundanal ruido, confiar en tu instinto y descubrir una tierra de belleza única. Sigue los pasos de los gigantes en la Costa de la Calzada; disfruta del mosaico de sabores irlandeses en Cork; déjate cautivar por las historias que las gentes de Dublín tienen que contarte; capitanea un barco por el Río Shannon; embriaga tus sentidos en la majestuosa ciudad de Belfast; o atrapa un momento mágico en la agreste costa del Oeste de Irlanda. Tendrás un sinfín de oportunidades para disfrutar de una cálida acogida a la irlandesa, y del craic (diversión) con las gentes de aquí, participar en una sesión de música tradicional, o intercambiar anécdotas mientras saboreas unas pintas de cerveza.

La costa este de la isla tiene playas de arena mientras la costa oeste presenta acantilados para cortar la respiración. El Ring of Kerry (Anillo de Kerry) es una maravilla de verdes y azules mientras que los paisajes de Connemara son una paleta de marrón.

Una isla pequeña con ciudades importantes como Dublín, Belfast, Cork o Galway y hermosas aldeas que brindan una hospitalidad encantadora y que apreciaremos sobre todo en la animación de sus pubs, lugar de encuentro social por excelencia.

Realizar el viaje a Irlanda en coche (y por supuesto ferry) no es una forma económica de viajar si bien es factible. Es un trayecto largo y muy dificultoso especialmente en los meses de invierno, ya que la mitad de las veces el cruce en ferry está suspendido por las condiciones climáticas, pero es posible si nos apetece. El ferry llega a Cork o Rosslare partiendo de Roscoff o Cherbourg (Francia), un auto y dos pasajeros cuestan alrededor de 1000 € y el viaje dura entre 14 y 18 horas.

El turismo rural es una opción encantadora para un viaje a Irlanda. Los "farmhouses" (granjas) son simples y muy cálidas y no se trata de alquilar una casa rural, es convivir con las familias que alquilan habitaciones. También están inscriptas y podemos conseguir la lista de las granjas reconocidas por el gobierno en la oficina de turismo.

Es una isla pequeña que se presta a todas las posibilidades: escapada romántica, vacaciones cortas, vacaciones rurales, ecoturismo, vacaciones clásicas...Para un escapada de 3-4 días lo mejor es concentrarse en una región o ciudad. Descubrir la capital es una opción interesante. Si buscamos paz, el verde del interior es ideal en cualquier estación del año, ya sea en el Condado de Kerry o en la famosa Connemara, donde conoceremos el país profundo con sus lagos y ciénagas, sus ovejas y sus pastores, toda su cultura y sus tradiciones.

En el sudoeste de Irlanda, la ciudad de Cork y sus alrededores, con castillos y monasterios también son una alternativa que reúne el contacto con la naturaleza y la cultura del país.

Para conocer mejor Irlanda, recorrerla durante una semana en coche o caravana es una opción excelente, en caso contrario el servicio de transporte público es excelente y garantiza el éxito de nuestro viaje. Para los más audaces (¡y de muy buen estado físico!) la bicicleta es una manera diferente y posible de recorrer Irlanda y de aprovechar al máximo sus paisajes.