¿Por qué usar energía solar y no combustibles fósiles?

El sol es la principal fuente de energía del planeta. La tecnología solar fotovoltaica convierte la luz en electricidad. En apenas una hora, el sol transmite a la superficie de la tierra, más energía de la que el planeta utiliza en un año. Una energía gratuita, limpia, renovable e ilimitada que se puede convertir en electricidad para abastecer su empresa o vivienda. Además, su precio es competitivo con  respecto al resto de energías.

Aquí algunas razones del por qué usar energía solar y no combustibles fósiles:

Reducción de costos:

Mientras los costos energéticos aumentan, el sol brilla de forma gratuita. Los avances en la tecnología solar han permitido que esta energía sea más barata que la red habitual en muchos lugares de Latinoamérica. El ahorro puede ser especialmente considerable, en aquellas zonas sin acceso a la red eléctrica o cuando ésta proviene de generadores diésel.

Costos previsibles:

Una vez que instalado el sistema de paneles solares, el precio de la factura de electricidad será controlado y previsible. No tendrá que preocuparse por el encarecimiento del precio del combustible o la subida de las tarifas eléctricas.

Fácil y flexible:

Los paneles solares son muy fáciles de instalar y precisan muy poco mantenimiento. Tienen una garantía de 25 años, con una vida útil estimada de más de 25 años. Se pueden instalar en casi cualquier lugar; en tejado o sobre el terreno y son fácilmente adaptables al espacio disponible y a sus necesidades de electricidad.

Ilimitada y confiable:

El sol brilla a diario, lo que hace que la energía que produce sea estable e ilimitada. No se preocupe por los días nublados, los paneles solares producen energía que proviene de la luz del día, de modo que también funcionan en estos días.

Limpia:

A diferencia de los combustibles fósiles, que son contaminantes y contribuyen al calentamiento global, la energía solar es limpia y renovable.

Una inversión para estar orgulloso:

Las empresas que invierten en energía solar demuestran un compromiso con la sociedad y con el medio ambiente, lo que genera un mayor sentimiento de confianza en sus clientes.  En un mercado globalizado como en el que estamos, cada vez se demandan más empresas socialmente justas y ambientalmente sostenibles.